En el océano del silencio puede descubrir sus tesoros eternos de paz, amor y felicidad. En silencio, puedes dejar que los malos sentimientos y las penas pasadas se disuelvan. En silencio puedes escuchar el susurro de Dios diciendo: "Ven, niño y descansa conmigo. Eres un alma pacífica".